LAS PALABRAS

"Sobre cada niño se debería poner un cartel que dijera: Tratar con cuidado. Contiene sueños." Mirko Badiale

Soy Sara y tengo 35 años. Ayer cuando llegué de trabajar, Jesús, mi marido, sin decirme ni hola, abrió la puerta y me dijo:

- Eres una guarra, mira como traes las botas de sucias. Siéntate a cenar.

Me sentí fatal. Tenía tantas ganas de verle. Fui a quitarme la ropa cuando volvió a gritarme.

-¿Pero qué haces?, te he dicho que te sientes a cenar ahora mismo.

-Es que iba a cambiarme…

-¡Qué no me contestes!

Me senté a cenar y comencé a contar como me había ido el día. Estaba tan ilusionada con lo que me había pasado hoy en el trabajo y quería compartirlo con él.

-¡Vale ya de hablar, comiendo no se habla!, ¿eres tonta? Eso no tiene gracia.

Se me quito el hambre de golpe. ¿Por qué me insultaba? Igual tenía razón y tenía que haberme callado.

-Me voy a la cama, le dije.

-No te levantas de la mesa hasta que termines lo que hay en el plato, hasta que yo termine de comer no se levanta nadie.

No quería estar ahí. Estaba triste, enfadada y cansada. 

-Es que estoy cansada, le respondí.

-Ya, pero aquí se hace lo que yo digo, que para eso soy tu marido. ¿Te enteras?

Terminamos de cenar, me levanté y comencé a recoger la mesa. Se me cayó el vaso.

-¡Quita! Estate quieta. Ya lo hago yo, que tú no sabes. Eres más torpe… Igualita que tu madre. Vete a la habitación y te quedas ahí ya sin salir, que hoy te has portado fatal.

Me fui llorando, me metí en la cama y pensé: Le odio.

Como os imagináis Jesús no es mi marido, es mi padre y yo tengo cinco años.

No hagamos que nuestros niños nos odien.





Comentarios

Entradas populares de este blog

DEJAR LLORAR O LA INDEFENSIÓN APRENDIDA