Mes: septiembre 2018

LA VIDA ES DURA O LA FRUSTRACIÓN INNECESARIA

“Vivimos en una Sociedad, donde desde la más tierna infancia, se nos enseña a soportar la frustración. Existe la creencia generalizada, de que si no hay frustración marcada por los adultos, los bebés y los niños, no logran tener ningún límite a su demanda y como consecuencia, devienen en sujetos anti-sociales y no adaptados.” Yolanda González
Nos pasamos el día frustrando a los niños. Desde que nacen escuchamos frases como “no le cojas tanto que se acostumbra“, “no le des tanta teta que te usa de chupete” que no quieren decir otra cosa que: no respondas a sus necesidades primarias, contacto, alimento, succión… que se te subirá a la chepa y tienen que aprender, rápido y desde bien pequeños que la vida es dura.
Después los bebés crecen y seguimos frustrándolos. No le dejo eso, le pongo muchos límites y le digo a todo que no. Que aprenda que no todo puede ser, que la vida no gira en torno a él, es que la vida es así, tiene que aprender a frustrarse.
Efectivamente, la vida es dura y está llena de frustraciones. Y todos queremos que nuestros niños aprendan a tomarse las cosas bien y que no hagan un mundo de todo. Pero es que a tolerar la frustración no se enseña frustrando al niño. Lo que esto consigue es que el niño se enfade cada vez más porque verá el mundo como un lugar hostil donde nada puede conseguir. En cambio si veo que puedo lograr cosas, eso me hará una persona segura y por tanto que tolera mejor las frustraciones. (Hablaré próximamente del tema de la autoestima, que está muy relacionado con esto.) 
El mundo está lleno de límites que el niño se va a ir encontrando a lo largo de su vida, hay muchas cosas que le frustrarán, la vida es de por sí bastante frustrante así que no necesita que añadamos ninguna más. Imagínate que en el trabajo cada vez que fueras a hacer algo no te dejaran, que te regañaran constantemente, que te castigaran, que constantemente te hicieran esperar… ¿Cómo crees que tolerarías la frustración en un entorno así?
Un niño al que apenas se le dice que no, que tiene sus necesidades cubiertas, aceptará mejor cuando algo no pueda ser, confiará más en el adulto y en su criterio que si no le dejamos hacer nada. Sentirá que él también es escuchado y aunque esto no nos libre de rabietas normales si ayudará a que sean en menor cantidad.
Decimos a los niños que tienen que esperar, muchas veces no queremos darles las cosas rápido con la intención de enseñarles, para que aprendan que no todo es YA. Y es lo mismo, los niños los tres primeros años están en etapa egocéntrica, con lo cual no entienden de esperar. A partir de ahí, y no de un día para otro, podrán cada vez esperar más y ser más pacientes. Es un proceso, que como todos, (control de esfínteres, andar, empatizar…) no se enseña, se adquiere con la madurez. No tenemos que hacer nada. Podemos darles las cosas cuando nos las pidan sin miedo a estar creando monstruos impacientes.
¿Significa esto que tenemos que darles todo a los niños y evitar cualquier esperar? Evidentemente que no. Hay límites que obligatoriamente tendremos que poner, pero son pocos (en el coche hay que abrocharse por ejemplo) y habrá veces que por circunstancias no podamos darles lo que quieren ya mismo, (la comida aún no está lista), pero eso nada tiene que ver con frustrarles o hacerles esperar con el propósito de que aprendan algo. Será además duro para ellos, agotador para nosotros y una gran pérdida de tiempo porque no habrá servido de nada. Bueno sí, les hará creer que la vida es más dura de lo que es en realidad y por tanto a tolerar peor la frustración, justo lo contrario de lo que pretendíamos.

UNA CRÍTICA A LA PEDAGOGÍA WALDORF

“Cuando muy niños, no necesitamos cuentos de hadas, sino simplemente cuentos. La vida es de por sí bastante interesante. A un niño de siete años puede emocionarle que Perico, al abrir la puerta, se encuentre con un dragón; pero a un niño de tres años le emociona ya bastante que Perico abra la puerta.” G. K. Chesterton
Hace ya unos meses que escribí el post : Yo tampoco quería ir al cole. En él os contaba por qué dejé la escuela tradicional y os prometí que os contaría la segunda parte de la historia, de cómo llegué a las pedagogías alternativas y lo que pasó después.
Pues bien, por el mes de abril de aquel año dejé aquella escuela y aunque en un principio quise dejar también la profesión, alguien más listo me dijo: ¿Por qué no buscas algo diferente? A ti te gusta ser maestra, lo que no te gusta son las formas. Existen otros métodos. Investiga.
Y eso hice. En septiembre comenzaba un máster de pedagogía Waldorf. Sonaba todo muy bien. Muy diferente a lo que yo conocía. Supuestamente más respetuoso. Era lo que yo buscaba y me inscribí.
Los primeros meses estaba fascinada. Visitamos la escuela y era preciosa. No había fichas, no había gritos, no había juguetes de plástico sino materiales de madera, casitas y toboganes dentro del aula. Me emocionaba de verdad al darme cuenta que había otra forma de educar que encajaba mucho más conmigo.
Pasó el tiempo y empezaba a descubrir que aunque el método tenía algunas cosas buenas no era perfecto. Nos hablaron de cómo era primaria en sus escuelas. Y aunque es cierto que no usaban libros de texto, sino que los creaban ellos, no dejaban de ser aulas en las que los alumnos estaban sentados mirando al maestro que es el que explicaba la lección. A través de cuentos, todo muy creativo y espiritual pero era el mismo perro con distinto collar. Los niños no dirigían su propio aprendizaje, seguía viniendo de fuera con un currículum inflexible y con nada de margen de improvisación. Había estado investigando en esa época sobre escuelas libres y sabía que existían modelos mucho más respetuosos con el niño y en los que de verdad eran ellos los que aprendían cada uno a su ritmo y en base a sus intereses.
En infantil, que era la formación en concreto que yo estaba estudiando todo era muchísimo más libre, es cierto. Los niños no tenían acceso a ninguna noción matemática, ni de escritura ni lectura durante esa etapa hasta los seis años. El día se basaba en el juego libre dentro y fuera del aula y en algunas propuestas de actividades como hacer pan, pintar, leer cuentos, cantar. Hasta ahí bien, hasta que llegaron las prácticas.
Durante el período de prácticas pude desencantarme del todo con el método. Veía repetidas las cosas de las que venía huyendo en la escuela tradicional, solo que ahora eran más sutiles. Castigos disfrazados de consecuencias, imposición a realizar actividades, rigidez ante los temas a tratar (solo se podían leer los cuentos tradicionales, cantar canciones de un solo tipo, usar ciertos colores para pintar y aunque un niño se mostrara interesado por los números, se le negaba el acceso a ese conocimiento). Todo esto bañado de una fantasía, llena de hadas, gnomos y príncipes que acabó por espantarme del todo y hacerme terminar el curso con una sensación amarga de que no me había servido casi para nada.
Por suerte, una compañera que estaba viviendo la experiencia de la misma forma que yo, me habló de un método que me iba a encantar y que nada tenía que ver con Waldorf. Montessori. Me apunté a un curso de iniciación de un fin de semana y muy rápido entendí que ese sí era mi sitio. Pero esa es otra historia y ya os la cuento otro día…

LA DEVASTACIÓN DE LA ESCUELA, por Laura del blog BAJO EL SAÚCO

La industrialización, la economización de la educación es una de las plagas más monstruosas de nuestro tiempo. Le roba a los que están aprendiendo el placer, la creatividad, la libertad” André Stern, Jugar
El origen de la escuela
Hay una pregunta recurrente que suelen hacerse los niños, y es: ¿Quién narices inventó la escuela? Y la hacen de manera inocente, creyendo en el fondo que la escuela está ahí desde siempre, igual que está para ellos el agua corriente o la electricidad.
Pero no, a caballo entre los siglos XVIII y XIX, en Prusia, nace el concepto actual de escuela, obligatoria, pública y gratuita. ¡Hace solo dos siglos! Y no, no pretendía facilitar la igualdad o el libre acceso al conocimiento, sino que su pretensión real era lograr la docilidad y la obediencia ante el temor a que se expandieran las revoluciones que estaban dinamitando a los monarcas absolutos desde Francia. Y su estructura era militar, basada en la disciplina y el autoritarismo.
Súbditos obedientes y mano de obra dócil para la creciente revolución industrial.
La escuela hoy
Siglo XXI, doscientos años después. La escolarización ha resultado ser una estrategia genial para preservar el orden social, para que nada cambie.
Desde arriba, alguien decide tu aprendizaje:
  1. Lo que debes estudiar, no lo que a ti te interesa o en lo que tienes talento.
  2. Con quién estudiarás: con niños de tu misma edad, separado del resto de la sociedad.
  3. Dónde estudiarás: encerrado en un recinto, separado de la comunidad.
  4. Cuánto tiempo estudiarás, nunca el que tu pasión te marque, sino el que marquen los timbres según un horario estricto.
  5. Quién hará las preguntas y dirigirá tu aprendizaje, que nunca serás tú mismo, sino unos exámenes a través de los que otros decidirán tus competencias.
  6. Para qué estudiarás: no para satisfacer tus inquietudes presentes, sino para acumular información que otros dictan será necesaria en tu futuro.
Igual que Rocío, conozco el sistema desde dentro, y lo que me extraña es que aún haya quien mantenga las ganas de aprender a pesar de la escuela. Dice sir Ken Robinson que la escuela mata la creatividad, y yo añado que mata la vida. Que nacemos con una curiosidad innata y que no hay más que observar a un niño pequeño para ver el placer que le produce cada nuevo aprendizaje. Que ese impulso es interno, caótico, diverso, único y no conoce más objetivo que el placer en sí. La neurobiología lo confirma: no hay aprendizaje duradero sin emoción. Y la emoción nunca puede ser impuesta.
La escuela nos desconecta de nosotros mismos y de nuestra fuerza vital, alimentando falsamente el ego de los adaptados a su sistema y condenando a la cárcel de creerse fracasados a aquellos que no han sabido o querido aceptarlo.
Vuelta al cole, ¿y ahora qué?
Septiembre y a empezar otra vez. Puede parecerte exagerado lo que digo, pero día a día del calendario escolar la fuerza de nuestros niños se debilita. La potente capacidad para desarrollar sus talentos se apaga.
Cada vez se extiende más el homeschooling o educación en casa en sus diferentes vertientes (Laura Mascaró es una referente en España sobre el tema) Y está bien si sientes que es vuestro camino y puedes permitírtelo.
Pero tal vez no tengas esa posibilidad, y entonces puede que te ayuden algunas de estas ideas:
  • Acompañar a los niños al margen y a pesar de la escuela.
  • Situarte de su lado.
  • Observarlos para hacer que su curiosidad se vea alimentada con los estímulos que les proporcionaremos con amor.
  • Contribuir a su desarrollo sin poner la escuela en el centro de vuestras vidas.
  • Hacer que la vida fuera de la escuela sea tan estimulante que ir a clase se convierta entonces en un mero trámite.
  • Aprovechar la vida escolar como oportunidad de crecimiento personal.
  • Desescolarizarnos nosotros, y aplicar eso que tanto se nos olvida, de que el aprendizaje está en todas partes.
Estas reflexiones no pretenden desvalorizar a las personas que trabajan para el sistema. Sé por experiencia que hay seres humanos excepcionales en todas partes, también dentro de la escuela. Son los faros que salvan a muchos niños. Pero no puedo olvidar que al final, el sistema se lo traga todo, también la voluntad y buen hacer de profesionales muy humanos, y que, como toda organización tan establecida, termina haciendo que, de manera inconsciente, cumplas con una finalidad que tú ni siquiera sospechas.
Os dejo de nuevo con André Stern:

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 24.0px 0.0px; font: 14.0px ‘Trebuchet MS’; color: #000000; -webkit-text-stroke: #000000} p.p2 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 18.0px ‘Times New Roman’; color: #31849b; -webkit-text-stroke: #31849b} p.p3 {margin: 0.0px 0.0px 10.0px 0.0px; font: 14.0px ‘Trebuchet MS’; color: #000000; -webkit-text-stroke: #000000; min-height: 16.0px} p.p4 {margin: 0.0px 0.0px 10.0px 0.0px; font: 14.0px ‘Trebuchet MS’; color: #000000; -webkit-text-stroke: #000000} li.li4 {margin: 0.0px 0.0px 10.0px 0.0px; font: 14.0px ‘Trebuchet MS’; color: #000000; -webkit-text-stroke: #000000} span.s1 {font-kerning: none} span.s2 {font-kerning: none; color: #31849b; -webkit-text-stroke: 0px #31849b} span.s3 {text-decoration: underline ; font-kerning: none; color: #0000ff; -webkit-text-stroke: 0px #0000ff} span.s4 {font: 14.0px Symbol} span.s5 {font: 11.0px ‘Trebuchet MS’; font-kerning: none} ol.ol1 {list-style-type: decimal} ul.ul1 {list-style-type: disc}

Desde que escribimos la historia, no ha existido ninguna generación entera sin violencia pedagógica. Y esa violencia, sin que la percibamos, está por todas partes. Lo que vivimos hoy es la continuación directa de lo que vivimos ayer. Y si nosotros, que somos conscientes de ello, no empezamos a inventar lo nuevo, entonces nadie lo hará nunca.”

DEJAR LLORAR O LA INDEFENSIÓN APRENDIDA

“Cuando un recién nacido aprende en una sala de nido que es inútil llorar está sufriendo su primera experiencia de sumisión.” Michel Odent
La vuelta al cole está aquí a la vuelta de la esquina y con ella llegan los terribles períodos de adaptación. Terribles para los educadores pero sobre todo terribles para los más pequeños. Para hablar de este tema voy a contaros la historia de cuando me llamaron para trabajar en una escuela infantil y duré tres días porque no lo podía soportar.
Era agosto y la escuela tenía muy poquitos niños. Había uno nuevo, era bebé, tenía solo cuatro meses. Entré el primer día y el resto estaban viendo dibujos en la pantalla digital. El bebé lloraba sin parar. Lo cogí sin preguntar. Su profe no me dijo nada pero noté que no le sentaba bien. Ella mientras, estaba sentada mirando como los demás veían los dibujos. Yo cada vez que podía le cogía. El segundo día mientras yo estaba en el aula de al lado oía al bebé llorando en la cuna, solo, en una habitación. La profe decía que se tenía que acostumbrar así a dormir. Yo no podía soportar escucharle. El tercer día cuando entré, el bebé estaba en la hamaca mudo. La profe me miró y con cierto rintintín dijo: ¡Qué bien mi chico ya está adaptado, ya no llora! Salí llorando ese día y no volví más.
Eso no es adaptarse, es resignarse. Es aprender que llorar no me va a servir de nada en este mundo cruel, porque nadie me atiende. Es enseñarle desde muy pequeñito que no se queje cuando algo le haga sentir mal. Es decirle que sus necesidades no importan. Es mostrarle que no merece ser querido y atendido. Es todo eso y mucho más.
Por eso yo no dejo llorar a mi hija ni a ningún niño solo. Porque el llanto se inventó para algo. Los niños lloran para que los atendamos. No pueden hablar y es su única manera de comunicarse con nosotros. Puedo entender que en el aula es muy difícil atenderlos a todos, prácticamente imposible muchas veces, por eso insisto en que la escuela infantil no es el mejor lugar para un niño pequeño y eso nada tiene que ver con que las maestras lo hagan lo mejor que puedan.
Me parece indignante que se esté dando por hecho que los niños tienen que llorar unos días mucho hasta que se cansen y dejen de hacerlo. Que muchos padres y profes entiendan eso como normal cuando es horrible, me parece normalizar el sufrimiento. Hay que luchar por unos períodos de adaptación más largos donde los niños puedan vincularse con un nuevo referente, que aunque prefieran estar en casa, se sientan seguros en la escuela y que sepan que si lloran alguien los va a atender.
Y si tienes 20 y todos lloran y no puedes cogerlos ni atenderlos personalmente porque estás desbordado al menos acompaña, estate presente, diles que los entiendes, no los ignores ni los dejes llorando solos pero sobre todo lucha como puedas para que esto cambie.
¿Y qué es eso de la indefensión aprendida? Justamente lo que acabo de explicar. “Condición de un ser humano o animal que ha “aprendido” a comportarse pasivamente, con la sensación subjetiva de no poder hacer nada y que no responde a pesar de que existen oportunidades reales de cambiar la situación aversiva.” Ese bebé que ya no llora cuando quiere brazos será ese niño que le quitan un juguete y se queda parado, que le pegan y no se defiende. Y ese niño será el día de mañana un adulto que cuando abusen de él en el trabajo agachará la cabeza y no se quejará ante lo injusto.
Porque los niños que normalmente decimos que son muy buenos, que no pegan, que no se quejan y que obedecen a todo no son niños sanos, son los que ya han perdido toda capacidad de defensa, algo que es bastante grave y que empieza en la cuna.