“Lo peor no es que el pezón sea de plástico, sino el cuerpo que falta detrás del chupete” Casilda Rodrigáñez
Si eres madre y lactante seguro que has escuchado la frase de “te está usando la teta de chupete”. Estamos tan sumamente desnaturalizados que esa frase la asumimos y nos parece normal. Vamos a ver, ¿qué vino antes, la teta o el chupete?, ¿no será que los niños usan el chupete de teta? Ver a un niño de dos años con chupete nos parece de lo más normal. Ver a una niña de uno tomando teta ya llama bastante la atención. Porque sí, hay que dar teta, sino te juzgarán, pero solo unos meses, si te pasas de eso, te juzgarán también. Está complicado el asunto. Pero ese es otro tema…
El chupete se inventó para comodidad de las madres. Los bebés demandan mucha teta, no solo para comer, también es contacto, calor, placer, relajación, olor… (por eso no tiene sentido dar teta cada tres horas). Y ante tanta demanda, que es agotadora, inventamos el chupete para ponernos las cosas más fáciles.
El chupete no es el demonio, es un recurso, para mamás que no dan pecho, para mamás que no quieren o no pueden con esa demanda o para cuando mamá no está. Yo lo he usado también varias veces hasta que Mia me dejo claro con seis meses que no lo quería escupiéndolo, en el coche por ejemplo, aunque luego descubrí que haciendo contorsionismo podía darle teta también (no cuando voy de conductora obviamente), pero el problema que veo no es su uso, sino su mal uso y su abuso. Me explico.
Cuando un bebé llora o se queja, puede ser por muchas cosas, pero lo primero es darle contacto, brazos. A veces basta con eso y se calman, a veces no quieren succión, ni teta, nada más quieren atención. Utilizar el chupete para no coger a un niño me parece un error, porque igual que no es lo mismo dejar a un bebé de meses tomarse un biberón solo, sí lo he visto, que dárselo, no es lo mismo utilizar un chupete en brazos, que dárselo cuando un bebé llora y no atenderle. Porque incluso el niño que sí está pidiendo succión, lo hace porque le relaja no el hecho en sí, sino estar en contacto con su madre o adulto de referencia. Por tanto el chupete sí, pero que no se convierta en un artilugio para cogerles menos, que a veces se nos va un poco la cabeza y ya hasta existen cunas que se mueven solas y en las que se graba la voz de la madre. ¡A ver qué más podemos inventar para no tener que atender a los bebés!
Por otro lado veo un abuso del uso del chupete, cuando veo a niños de dos o tres años jugando en el parque con un chupete en la boca. Una cosa es que el niño utilice un chupete para relajarse, para dormir, en brazos… como podría demandar el pecho y otra es que viva con un chupete en la boca, que además de deformarle la boca y dificultarle el habla podría ser señal de que algo está mal si necesita constantemente esa succión.
Y por último creo que cometemos otro error. Somos nosotros los que se lo damos, ellos no nos lo pidieron y luego nosotros decidimos cuando y como quitarlo. A veces de un día para otro, bruscamente, o incluso en algunas escuelas en un momento dado ya no lo dejan. El chupete es consuelo y quitarlo debería hacerse de una forma respetuosa y poco a poco como haríamos un destete y a la edad que se da naturalmente que es alrededor de los tres años.
En conclusión, ¿chupete? No tienes por qué usarlo, no lo necesitan, pero si decides usarlo que no sea para sustituirte, es un objeto, nunca podrá hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *