“Hay dos regalos que podemos dar a los hijos: raíces para crecer y alas para volar.”

Hoy cumpl0 30 años. Hace 30 años mis padres también tenían 30 y me tuvieron a mi. Yo siempre dije que quería ser mamá antes de los 30 y aquí estoy, intentándolo hacer tan bien como ellos, que sin haber leído ni un solo libro sobre crianza, sin saber ni la mitad de lo que yo se, lo hicieron realmente bien y son todo un ejemplo para mi.
Mis padres nunca se burlaron de mi, porque llorara o porque tuviera miedo. Nunca me humillaron ni me insultaron ni me hicieron sentir menos.
Mis padres nunca usaron el chantaje para conseguir que me portara bien. Nunca me etiquetaron como niña buena o niña mala.
Mis padres no usaban el castigo para corregir los comportamientos, hablaban conmigo y me explicaban las cosas.
Mis padres no le daban mucha importancia a las notas, no me premiaban ni me regañaban por eso, tampoco me exigían de más ni me agobiaban con los deberes.
Mis padres nunca me obligaron a hacer una actividad extraescolar, me dejaban elegir lo que me gustaba, me daban muchas opciones y si no quería dejaban que no fuera.
Mis padres me dejaron siempre mucha libertad, más de la que se solía dejar, no eran rígidos con la hora de volver a casa y confiaban en que fuera sola al médico o a comprar.
Mis padres han sido la llave que me ha hecho descubrir el mundo. Me han acercado al buen cine, a la buena música y me han contagiado el gusto por leer.
Mis padres han sido un ejemplo de la importancia de tener amigos y cuidarlos. De ser generoso con los demás.
Mis padres me han hecho sentir que el mundo es un lugar seguro y agradezco por eso no ser una persona desconfiada y miedosa.
Mis padres me han dejado siempre ser quien yo quería ser, en todos los aspectos y apoyándome en todas las decisiones.
Mis padres nunca me han dicho como tenía que vestir, como tenía que ser, me han aceptado tal y como soy sin querer cambiarme.
Mis padres han sido y son mis amigos, con los que nunca ha habido tabúes y he podido hablar de todo. Porque creo que la gente que dice que no se puede ser amigo de los padres es porque ellos no lo son.
Por todo esto me siento una afortunada. Se suele decir que uno está orgulloso de sus hijos, yo lo estoy de mis padres. Espero estar a su altura.
Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *