“Para cambiar el mundo es preciso cambiar la forma de nacer.” Michel Odent

Creo que no me olvidaré de esa cifra nunca. De 41 semanas y cinco días estaba cuando me provocaron el parto.

Hace unos días, en Oviedo, una mujer era llevada a la fuerza por la policía al hospital para inducirle un parto en contra de su voluntad porque estaba de 42 semanas de embarazo. Los medios, bastante desinformados por cierto, han hecho de la noticia un circo y a mi me ha revuelto las tripas y traído malos recuerdos. Casi dos años después me dispongo a contar mi parto.

Si había algo que me atormentaba durante el embarazo, era justo lo que ocurrió. Pasarme de la semana 41 y que me tuvieran que inducir el parto. Tenía mi plan preparado de hace tiempo. Quería un parto lo más natural posible, no por hippie, no por moda, no porque me creía más fuerte que nadie (como mucha gente cree), simplemente porque es lo mejor para la madre y para el bebé, a todos los niveles. Esto no es una opinión, son las recomendaciones de la OMS.

Sabía que si me pasaba de fecha todo mi plan se iría al carajo. Los partos inducidos suelen ser partos complicados que llevan incluídos lo que se conoce como “cascada de intervenciones”, porque una lleva a la otra. Yo me las llevé casi todas, prostaglandinas que me provocaron horas de contracciones pero no hicieron que dilatara absolutamente nada, maniobra de Hamilton (tengo que agradecer que me consultaran, se hace muchas veces sin consentimiento), rotura de bolsa para ver si se aceleraba algo, oxitocina sintética que provoca unas contracciones inaguantables que hicieron que tuviera que ponerme la epidural, lo que conllevó a que no pudiera moverme, que hizo que tuviera que permanecer en la postura clásica y “antinatural” que hace que al bebé le cueste más salir, lo que hizo que junto a mi cansancio extremo después de 24 horas de sufrimiento finalmente tuviera que venir una ginecóloga con una ventosa a sacar a Mia. Me faltó la cesárea para el completo.

Todo esto ocurrió porque yo estaba de 41 semanas y 5 días y no se podía esperar más. Eran las recomendaciones “oficiales”, en el hospital me dieron un folleto horrible que no te daba pie a dudar, según ellos era peligrosísimo esperar un día más. Había acudido con 41+3 y ya querían inducirme, les pedí dos días más para ver si conseguía ponerme de parto pero esto no ocurrió y no tuve otra opción.

Hoy sé que podía haber esperado más sin aumentar los riesgos. Hoy tengo información más actualizada y me da pena no haber podido tener el parto que quería y haber tenido que pasar lo que pasé debido al miedo. Si hoy estuviera de 41+5 quizá me hubiera vuelto a mi casa a seguir esperando y quién sabe si hubiera venido la policía a buscarme. Aunque creo que lo más seguro es que no, ¿sabéis por qué?, porque yo no había decidido parir en casa, como en el caso de la mujer de Oviedo.

Por cierto, parir en casa es legal, es un derecho, es seguro y no tiene más riesgos que hacerlo en un hospital. #NosotrasParimosNosotrasDecidimos

YA TENGO FECHA PARA EL PRÓXIMO TALLER EN VALENCIA. SERÁ EL SÁBADO 22 DE JUNIO. HABLARÉ DE EDUCAR SIN PREMIOS Y CASTIGOS, DE NORMAS, LÍMITES Y LIBERTAD. PARA APUNTAROS PODÉIS PONEROS EN CONTACTO CONMIGO POR FACEBOOK, INSTAGRAM O POR MAIL.

Y si no queréis perderos ningún post, podéis suscribiros al blog para que os lleguen al correo. Podeís hacerlo aquí abajo.

4 Comments

  1. Hola Rocío, sigo tus posts a través de Facebook. Acabo de leer este último y al final de la página he visto que ofreces un taller en Valencia, me gustaría saber algunas cosas; lugar, hora, precio.
    Me encantaría escucharte en vivo y en directo!
    Me gusta la manera en la que compartes lo aprendido, tu propia visión y la claridad con la que te expresas.
    ¡Gracias!

    1. Hola Rebeca, justo ayer se confirmó el espacio. Será en la Escuela Infantil Mi kita, durará tres horas, de 10:30 a 13:30 y el precio es de 25 euros por pareja y 40 si venís una pareja. Gracias por tu comentario y tu interés. Un saludo!

  2. Como te entiendo, me siento tan identificada. Yo tuve dos partos idénticos. No llegue al límite que establecen de 40+, a mi me fusuro la bolsa a puntito de cumplir las 40 y el resto de la historia igualita.

    1. hola Adriana, la verdad es que es horrible. Sientes que te robaron tu parto e indefensión. Al final toca informarse mucho por tu cuenta y empoderarse para defender lo que uno quiere. Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *