Categoría: Por qué mi hija no?

LAS TECNOLOGÍAS, NI PROHIBIR NI LIMITAR

“En la época de mis abuelos pensaban que los niños se quedarían tontos de tanto leer, mi padre pensaba que yo me quedaría tonta de tanto ver la tele. Yo pensaba que tú te quedarías tonta con los videojuegos y ahora vosotros pensáis que los niños se quedarán tontos de ver la tablet.” Mi madre.

Llevo mucho tiempo queriendo escribir este post pero lo iba posponiendo porque sabía que traería polémica. Pero me lo habéis pedido tanto que aquí está. A muchos de los que me seguís desde hace tiempo sé que os sorprenderá porque parece que a esto de la crianza respetuosa va unida la prohibición de las pantallas pero no es mi caso y os lo voy a contar.

Como os decía en el post de No soy una madre perfecta yo tenía muy claro que no iba a utilizar las pantallas y la realidad fue que me salvaron y me salvan los viajes en coche. De pronto me vi en una situación que no sabía muy bien como abordar. ¿Qué hago con el tema pantallas? ¿Prohibir sin más? ¿Limitar? No me convencía porque creo que la prohibición aumenta el deseo y que iba a suponer muchas peleas, rabietas… Me parecía una incoherencia cuando nosotros vivimos pegados a una pantalla, negar la realidad del mundo en el que vivimos y usarlo solo cuando a mi me interesaba.

En fin, que como siempre hago cuando algo me interesa y le ando dando vueltas, me puse a investigar, tenía que haber otra manera. Hablé con familias de niños mayores educados en casa, con gente de educación libre, debatimos, leí artículos, conferencias y llegué a una conclusión, o a varias. En definitiva, que prohibir o limitar no es nunca una buena opción.

Primero, creo que hay que perder el miedo a las tecnologías, vivimos en la era tecnológica, es una herramienta genial, que sirve para aprender lo que quieras y cuando quieras, también sirve para ocio, para leer, para investigar, es un mundo y va a estar ahí, es una realidad de la que no vamos a poder escapar. Nos da miedo porque nosotros no fuimos críados con ello y es algo desconocido pero creo que ese miedo no nos deja ver más allá.

Lo segundo que hice es perder el miedo a la adicción. La tecnología no te hace adicto, como no te lo hace el alcohol, las compras o el sexo. Son los vacíos emocionales que intentamos llenar con eso los que te hacen adicto. Un niño adicto a la tablet tiene un problema que no es la tablet sino algo más profundo que habrá que tratar. Con esto no quiero decir que no sean muy atractivas, lo son y de ahí la tercera conclusión.

Los niños utilizan las tecnologías bien porque están aburridos, cansados, se están evadiendo de otras cosas o bien porque quieren disfrutar de ello un rato. Saber diferenciar cada caso es importante. Por ejemplo, un niño que va al cole, 8 horas, dos de extraescolares, cena, ducha y que quiere estar una hora o dos con la tablet. Decimos: es que no quiere hacer otra cosa. Bueno, en realidad es que lleva todo el día haciendo lo que le dicen, está cansado, ha tenido poco tiempo libre, es normal que quiera evadirse, nosotros también lo hacemos.

¿Significa esto que dejo a mi hija estar todo el día con el móvil? No. Pero es que tampoco lo estaría. Cuando me relajé con el tema y dejé de intentar prohibir y limitar, ella comenzó a dejarlo cuando se cansaba. Dice: ya no quiero más y lo apaga. Al principio es cierto que hubo un tiempo que al habérselo intentado limitar lo quería muchísimo y cometí el error de quitar el límite de golpe, pero cuando vió que podía tenerlo siempre que lo pedía ya empezó a dejarlo y empezó a ser una actividad más como otra cualquiera.

Lo que he podido comprobar en este tiempo es que en el parque o cuando está con niños no lo pide nunca. Normal. Pasamos mucho tiempo fuera e intentamos que esté con niños la mayor parte del día. Lo pide en casa cuando está aburrida y nunca se le niega. Si vemos que pasa demasiado tiempo le hacemos una propuesta y siempre la acepta y lo deja, jugar con ella a algo, pintar con témperas, lo que sea…

En el cómputo de horas del día pasa muy poco tiempo con las pantallas (que irá aumentando a medida que se haga mayor porque también tendrá más cosas que hacer con ella) y no me preocupa la verdad. Porque veo que tiene otros intereses, mucho tiempo al aire libre, que en cuanto le das una propuesta atractiva la acepta y la prefiere y no tengo que prohibir ni limitar, con lo que eso supone en la crianza. Que en cuanto tenga acceso limitado se dará atracones de tecnología, que siempre lo estará deseando porque sabe que es algo prohibido, que crea mucho malestar familiar…

Es mi forma de entenderlo y hasta ahora me va bien. No tiene que ser la de todo el mundo. Y no dudo en cambiar algún día de opinión si viera que la situación lo requiere. Porque de eso va la crianza y la vida en general, de ir aprendiendo sobre la marcha y estar abierto a desaprender y volver a aprender. “Solo los imbéciles no cambian de opinión.”

Ah y otra cosa os cuento, nunca se lo ofrezco yo, no lo utilizo para poder hacer cosas (no lo juzgo eh) sino que aprovecho cuando está con ello para hacer algo. Como con la comida basura utilizo la técnica de no ofrecer no prohibir, es decir, no lo utilizo delante de ella porque sé que me lo pedirá ni se lo propongo nunca. Simplemente me baso en dárselo siempre que me lo pida, sin importancia, y observo y espero. A veces lo deja porque se cansa o aburre y quiere hacer otra cosa y a veces si considero que lleva mucho le hago propuestas que nunca rechaza. Hasta ahora es lo que hacemos. Ya os contaré dentro de cinco años que tal vamos.

OS RECUERDO QUE EL 22 DE JUNIO ESTARÉ EN VALENCIA EN LA ESCUELA INFANTIL MI KITA. DE 10:30 A 13:30 HABLARÉ DE EDUCAR SIN PREMIOS Y CASTIGOS, DE NORMAS, LÍMITES Y LIBERTAD. PARA APUNTAROS PODÉIS PONEROS EN CONTACTO CONMIGO POR FACEBOOK, INSTAGRAM O POR MAIL.

Y si no queréis perderos ningún post, podéis suscribiros al blog para que os lleguen al correo. Podeís hacerlo aquí abajo.

EL CARRO CON PINCHOS

“Para ser un adulto independiente y seguro debió haber sido un bebé dependiente, apegado, sostenido, en pocas palabras amado.” Sue Gerhardt

La semana pasada fue la Semana Europea del Porteo y quería aprovechar para hablar un poquito de crianza, que hace mucho que no hablo y de porteo, que poco lo he hecho. Hablé solo un poco aquí.

Hice una sección del blog en la que he escrito varios artículos sobre aspectos de la crianza de Mia que no son los comunes, por qué no lleva pendientes, por qué no va a la escuela infantil o por qué no la hemos sentado por ejemplo. Podéis leerlos aquí. Hoy os voy a contar por qué no usamos carro hasta que tuvo aproximadamente un año.

Todo padre ha experimentado la “cuna y carro con pinchos”, ese momento en el que vas a colocar al bebé allí y se pone a llorar como un loco o ese otro en que lo dejas dormido y no aguanta más de diez minutos. Todos lo hemos vivido, todos sabemos que ocurre pero todos seguimos insistiendo porque tienen que acostumbrarse. La presión externa es muy fuerte. El instinto nos dice que les cojamos, pero como será que a pesar de sentirlo, no lo hacemos, porque pensamos que así les vamos a malacostumbrar.

Los bebés no pueden manipularnos, lloran porque piden lo que necesitan, que es estar junto al cuerpo de la madre. Cuando están dormidos tienen muchos microdespertares y si en uno de ellos se notan en una cama solos se desvelarán.

Yo me sabía la teoría pero aun así también lo intenté y evidentemente Mia no dormía seguido más de diez minutos de siesta en una cama. Así que hasta el año durmió todas las siestas en la mochila. Dormía dos y tres horas del tirón. A veces pedía teta entre medias y ahí la tenía. Para mi era muy cómodo. Podía sentarme y trabajar con el ordenador, leer, pasear, cocinar…

Pero el porteo no es algo que llevemos en los genes, es algo que nos hemos inventado porque lamentablemente vivimos en la sociedad que vivimos y no podemos permitirnos el lujo de estar tumbados con el bebé encima sin movernos durante tres horas (habrá alguna que sí).

Y como es un invento, hay que aprender a usarlo. Yo tenía claro que quería portear, pedí como regalo una mochila ergonómica (muy importante que lo sea, se ven todavía muchísimas mochilas “colgonas” y bebés mirando hacia delante) y la usé practicamente desde que nació. Es cierto que al principio no le gustaba mucho (esto no te lo cuentan y piensas “oh no mi hija no va a querer nunca mochila”) pero enseguida le cogió el gusto. Después, cuando fue un poquito más mayor la usé en la espalda (recomiendo mucho aprender a pasarles atrás, te da la vida).

Invito a darle una oportunidad, y dos y tres porque a veces no nos resulta cómodo de primeras. A probar, a intentarlo, con fulares, con mochila y a perder el miedo a todas esas cosas que nos dicen que pasarán si les tenemos siempre en brazos. Un niño que va en el carro y se queja, se queja y se vuelve a quejar, acabará acostumbrándose a que no le atiendan, es cierto, pero hay que preguntarse ¿a costa de qué? Porque eso lamentablemente tiene más que ver con la sumisión que con la independencia.

¡YA TENEMOS ESPACIO PARA EL PRÓXIMO TALLER EN VALENCIA! SERÁ EN LA ESCUELA INFANTIL MI KITA. EL 22 DE JUNIO DE 10:30 A 13:30 HABLARÉ DE EDUCAR SIN PREMIOS Y CASTIGOS, DE NORMAS, LÍMITES Y LIBERTAD. PARA APUNTAROS PODÉIS PONEROS EN CONTACTO CONMIGO POR FACEBOOK, INSTAGRAM O POR MAIL.

Y si no queréis perderos ningún post, podéis suscribiros al blog para que os lleguen al correo. Podeís hacerlo aquí abajo.

41+5

“Para cambiar el mundo es preciso cambiar la forma de nacer.” Michel Odent

Creo que no me olvidaré de esa cifra nunca. De 41 semanas y cinco días estaba cuando me provocaron el parto.

Hace unos días, en Oviedo, una mujer era llevada a la fuerza por la policía al hospital para inducirle un parto en contra de su voluntad porque estaba de 42 semanas de embarazo. Los medios, bastante desinformados por cierto, han hecho de la noticia un circo y a mi me ha revuelto las tripas y traído malos recuerdos. Casi dos años después me dispongo a contar mi parto.

Si había algo que me atormentaba durante el embarazo, era justo lo que ocurrió. Pasarme de la semana 41 y que me tuvieran que inducir el parto. Tenía mi plan preparado de hace tiempo. Quería un parto lo más natural posible, no por hippie, no por moda, no porque me creía más fuerte que nadie (como mucha gente cree), simplemente porque es lo mejor para la madre y para el bebé, a todos los niveles. Esto no es una opinión, son las recomendaciones de la OMS.

Sabía que si me pasaba de fecha todo mi plan se iría al carajo. Los partos inducidos suelen ser partos complicados que llevan incluídos lo que se conoce como “cascada de intervenciones”, porque una lleva a la otra. Yo me las llevé casi todas, prostaglandinas que me provocaron horas de contracciones pero no hicieron que dilatara absolutamente nada, maniobra de Hamilton (tengo que agradecer que me consultaran, se hace muchas veces sin consentimiento), rotura de bolsa para ver si se aceleraba algo, oxitocina sintética que provoca unas contracciones inaguantables que hicieron que tuviera que ponerme la epidural, lo que conllevó a que no pudiera moverme, que hizo que tuviera que permanecer en la postura clásica y “antinatural” que hace que al bebé le cueste más salir, lo que hizo que junto a mi cansancio extremo después de 24 horas de sufrimiento finalmente tuviera que venir una ginecóloga con una ventosa a sacar a Mia. Me faltó la cesárea para el completo.

Todo esto ocurrió porque yo estaba de 41 semanas y 5 días y no se podía esperar más. Eran las recomendaciones “oficiales”, en el hospital me dieron un folleto horrible que no te daba pie a dudar, según ellos era peligrosísimo esperar un día más. Había acudido con 41+3 y ya querían inducirme, les pedí dos días más para ver si conseguía ponerme de parto pero esto no ocurrió y no tuve otra opción.

Hoy sé que podía haber esperado más sin aumentar los riesgos. Hoy tengo información más actualizada y me da pena no haber podido tener el parto que quería y haber tenido que pasar lo que pasé debido al miedo. Si hoy estuviera de 41+5 quizá me hubiera vuelto a mi casa a seguir esperando y quién sabe si hubiera venido la policía a buscarme. Aunque creo que lo más seguro es que no, ¿sabéis por qué?, porque yo no había decidido parir en casa, como en el caso de la mujer de Oviedo.

Por cierto, parir en casa es legal, es un derecho, es seguro y no tiene más riesgos que hacerlo en un hospital. #NosotrasParimosNosotrasDecidimos

YA TENGO FECHA PARA EL PRÓXIMO TALLER EN VALENCIA. SERÁ EL SÁBADO 22 DE JUNIO. HABLARÉ DE EDUCAR SIN PREMIOS Y CASTIGOS, DE NORMAS, LÍMITES Y LIBERTAD. PARA APUNTAROS PODÉIS PONEROS EN CONTACTO CONMIGO POR FACEBOOK, INSTAGRAM O POR MAIL.

Y si no queréis perderos ningún post, podéis suscribiros al blog para que os lleguen al correo. Podeís hacerlo aquí abajo.

LA MENTIRA DE LOS REYES MAGOS


“Cuando muy niños, no necesitamos cuentos de hadas, sino simplemente cuentos,. La vida es de por sí bastante interesante.” Catherine Lecuyer

Hoy vengo con un tema polémico y que a muchos de vosotros incluso os sorprenderá porque ni se os había pasado por la cabeza.

Cuando entré en el mundo de Montessori y de la crianza respetuosa, una de las cosas que me llamó la atención era que muchas familias que seguían estos modelos no mentían a sus hijos con el cuento de los Reyes Magos. De primeras me sorprendió, pero enseguida y cuando entendí las razones lo vi claro también. Con el tiempo fui creando mi propia idea sobre el tema y no pretendo que nadie piense como yo, ni que tengáis que verlo ni hacerlo a mi manera. Esto es una cuestión personal y de cada familia. Sus valores, sus creencias y también sus experiencias personales harán que cada uno tenga una visión diferente, esto solo es una invitación a la reflexión.

La frase que más escucho cuando digo que no voy a mentir a mi hija con la historia de los Reyes Magos es que le voy a robar la magia y la ilusión de la Navidad. Esto me lo dicen personas adultas que por lo que veo en sus caras siguen sintiendo esa magia y esa ilusión, igual que la siento yo. Creo que es un error creer que que entren unas personas que no conozco en mi casa por la noche mientras duermo y me traigan regalos es lo que hace mágica la Navidad, porque no es eso. Es todo lo demás, la familia, el ambiente, los regalos, la comida, la música, las luces y sin la mentira de los reyes todo lo demás sigue ahí y es por eso que yo sigo despertándome cada seis de enero con la misma ilusión.

Decirle a los niños que los regalos los traen unos seres mágicos es una mentira, nos pongamos cómo nos pongamos. Diréis que es por una buena razón, pero eso lo estamos decidiendo nosotros. ¿Creemos que le hace bien a un niño creer en seres fantásticos? ¿No es acaso un abuso de su inocencia? Como si les dijéramos que existen dragones, hadas, gnomos… Yo, personalmente, no me siento cómoda con eso. Siento que le estoy engañando. A mí no me gustó cuando me entere, me sentí decepcionada y lloré. Pero esa es mi historia y cada uno tendrá la suya. Además creo que es una mentira demasiado larga. No es lo mismo decirle a un niño que vamos a ir a un sitio y luego vamos a otro para darle una sorpresa por ejemplo, que esto que juega con su imaginación, su inocencia y su confianza en nosotros.

Por otro lado están los miedos. Como digo muchas veces los miedos de los niños se los generamos nosotros y luego nos molesta que sean miedosos y no les dejamos que se metan en nuestra cama. Les dejamos ver cosas no apropiadas, les contamos cuentos de brujas y monstruos y les decimos que tres señores o un hombre grande con barba van a entrar en su casa mientras duermen. Da miedo. Y muchos niños lo pasan mal y les cuesta dormir. ¿Dónde quedaría aquí la ilusión? 

Pero entonces, ¿estoy en contra de la celebración de los Reyes Magos? Para nada. Soy consciente de que vivimos en un mundo que se llena de Papás Noeles y arbolitos por todas partes en Navidad y eso me gusta, es tradición, es cultura y es ilusión. Pero no creo que haga falta mentir. Por ejemplo los niños celebran Halloween sabiendo que es todo mentira y creo que lo disfrutan bastante. Yo con 30 años sigo diciendo que vienen los Reyes, qué te has pedido para Reyes, qué te han traído los Reyes.. Pienso que con los niños se puede hacer igual. Se puede explicar a los niños la historia, contarles por qué decimos que vienen los reyes sin mentirles. Podemos también no decirles nada y cuando ellos pregunten decirles la verdad. Decirles que existen en el mundo de la magia y dejarles que crean en lo que quieran. Conozco casos de padres que diciéndoles la verdad su hijo les ha dicho: Papá, mamá, no me engañéis, sé que no sois vosotros, son los Reyes. Pues estupendo, si el niño quiere creer genial, podemos decirle yo no creo en eso pero tú puedes creer, o decirles cuando nos pregunten: ¿Tú que crees? También hablarles de respetar que en cada casa pueden creer una cosa. Hay mil maneras de no mentirles y os aseguro que ni la magia ni la ilusión se pierden por ello. En serio ¿creéis que un niño abrirá un regalo menos ilusionado si viene de su abuelo, de su tia o de sus padres que de unos seres extraños? Yo no lo creo. Pero ya os digo, es mi opinión.

Pero si hay algo relacionado con los Reyes que realmente no me gusta nada es el tema del chantaje. Todos los años escucho mil veces eso de: Si no haces esto los Reyes no te traerán nada. Es horrible, manipulador, y mentira también. Usar la supuesta magia de la Navidad para conseguir que los niños hagan lo que queremos que hagan está muy feo. Frases como: Los Reyes te están viendo y te traerán carbón dan miedo, les hacen sentir mal y empeoran nuestra relación con ellos. Es una amenaza que además no vamos a cumplir y además, no te quites autoridad, si tu hijo está haciendo algo que no te gusta, hazte cargo y deja a los Reyes en paz que suficiente trabajo tienen ya los pobres.

FELIZ REYES

LOS JUGUETES PARA BEBÉS

“Las manos son el instrumento de la inteligencia.” M. Montessori
Le compré una cosa superchula y ella jugaba con el papel. Lo hemos oído todos. Es una realidad y aun así seguimos llenando a los niños de juguetes a los que sabemos que apenas harán caso. Muchas veces por cumplir, porque nos hace ilusión a nosotros, nos hubiera encantado tener ese juguete de pequeños o no sabemos qué regalar. Pero un bebé no necesita juguetes. Es un gasto inútil. Y no solo eso, sino que los juguetes para bebés pueden incluso ser contraproducentes.
Los primeros meses apenas juegan, su juguete preferido es mamá y su mejor juego estar en brazos. Pero después empezamos a colocarlos en el suelo para que comiencen a moverse y cometemos el primer error. Les colocamos bajo móviles de colores que se mueven (gimnasios) que distraen al bebé de descubrir su propio cuerpo. Se quedan mirándolos en vez de cogerse los pies, jugar con sus manos y empezar a girarse para dar la vuelta.
Más tarde, les comenzamos a poner juguetes que llamen su atención para que se muevan. Pero os voy a contar un secreto, a los bebés no les gustan mucho los juguetes, un rato sí, pero no mucho. ¿Sabéis por qué? Porque son todos iguales.
Los niños descubren el mundo a través de las manos. Tocando los objetos, mirando, chupando… Y a los juguetes de bebés les pasa una cosa: son todos de colorines, huelen, saben, suenan y se sienten igual. ¡Son un rollo! Ellos quieren comprender la vida a través de los objetos y por eso les gustan tanto las cosas de verdad. Porque los materiales reales suenan diferente al golpearlos. La madera y el metal saben distinto. Una tela y una goma tienen diferentes texturas. Además, los juguetes tienen pocas opciones, a veces lo dan todo hecho.
Muchos juguetes para bebés suelen estar llenos de colores y sonidos. Pensamos que a los niños esto les encantará. ¡Hiperestimulación! Pero ocurre una cosa. Si el juguete se mueve y suena solo o dándole a un botón. ¿Qué más puede hacer el niño con él además de mirar? No fomenta el movimiento porque el niño se quedará parado mirando, no fomenta la creatividad ni la curiosidad por ver que puede hacer con él. Convierte al bebé en un ser pasivo ante el juego. No invita a mucho.
Los bebés juegan con el papel porque se puede romper, suena al estrujarlo, se estira, tiene muchas más posibilidades. Y también porque es algo nuevo, no como lo que hay dentro del paquete, que a lo mejor se parece muchísimo a otro juguete que ya tiene. Los niños necesitan cosas diferentes que permitan hacer cosas diferentes. El juguete estrella de mi hija por ejemplo, es mi cartera: cremallera, botones, sacar tarjetas, motricidad fina, descubrimiento, imitación, error, reto… lo tiene todo.
No digo que los juguetes sean el demonio. Además hay juguetes mejores y peores. Digo que no los necesitan. Que lo mejor que podemos ofrecerles a los bebés son cosas reales no peligrosas. El cesto de los tesoros y el juego heurístico son opciones que se utilizan mucho en escuelas infantiles y se basan en esto. 
Dejarles a los bebés todo lo que se nos ocurra para jugar es la mejor forma de que desarrollen su inteligencia. Si un niño va a la escuela infantil o está en casa y encuentra cada día los mismos juguetes de plástico de colores prácticamente igual, lo que podrá aprender de ellos se verá muy limitado. Invito a padres y maestras a abrir los cajones de su casa. Hay un mundo entero ahí dentro por descubrir que les encantará. Y si eres minimalista como yo, no pasa nada, siempre puedes ir a casa de las abuelas, esas sí que están llenas de tesoros.

¿POR QUÉ MI HIJA NO VA A LA ESCUELA INFANTIL?

“Es antinatural que los niños vayan a la guardería y sus padres les vean solo dos o tres horas al día” Carlos González

Lo primero porque puedo y porque quiero. Esto lo quiero dejar claro porque respeto profundamente a los que no quieren quedarse en casa cuidando de un niño pequeño porque necesitan realizarse fuera en sus trabajos. Y obviamente soy consciente de que hay muchas personas que quieren y no pueden cuidar a sus bebés porque tienen que volver a trabajar para no ser despedidas, para llegar a fin de mes o por razones varias.
Yo he elegido quedarme con mi hija porque puedo. Como contaba en el post de: Yo tampoco quería ir al cole, al entrar en el mundo de la educación alternativa y de la crianza respetuosa cambió mi vida. No solo a nivel profesional sino también en lo personal. Hubo en cambio de consciencia respecto a muchos aspectos sobre como vivimos y a la forma de consumo que tenemos que me hizo cambiar y aprender a vivir con menos y necesitar muy poco. Y este cambio es, entre otras cosas, lo que me permite poder estar en casa con Mia.
Y lo he elegido porque quiero. Soy maestra de infantil y Madre de Día, con lo cual, me dedico a cuidar niños. Me gusta, me realiza y por tanto disfruto y obviamente prefiero estar con ella que con los hijos de otros aunque sea duro y cansado y nadie te pague por ello, pero ese es otro tema…
Pero además lo hago porque estoy convencida de que es lo mejor para ella. Al sistema le interesa que te pongas pronto a trabajar, a los cuatro meses exactamente. Cuando aún ni tu cuerpo ni tu mente están preparados para separarte del bebé. No lo digo yo, lo dice la evidencia científica. Criando no produces. Y entonces el sistema te ofrece las escuelas infantiles y te dice que son lo mejor. Hablan de conciliación y los partidos supuestamente más modernos hacen propuestas para hacer escuelas públicas desde los 4 meses. Conciliar no es dejar a tu bebé ocho o más horas en una escuela. Pero ese tampoco es el tema…
El tema es que nos hacen creer que lo mejor para el bebé es la escuela. Porque se inmuniza, porque socializa, porque le estimulan, porque así espabila, que sepa que no es el centro de atención… y demás cosas que he oído tantas veces ya que se acaban aceptando como verdades. Pero no son ciertas.
Los bebés tienen un sistema inmunitario que se está desarrollando. Exponerlos a un espacio cerrado lleno de virus es malo para su salud. Que un niño caiga enfermo cada quince días, con su respectivo antibiótico o medicamento no le hace más fuerte, sino todo lo contrario.
Si has estudiado algo sobre el desarrollo del niño de 0-3, sabrás que los niños más o menos hasta esa edad no socializan, no hacen juego simbólico, sino en paralelo. Es cierto que disfrutan de estar con niños, cosa que se puede lograr en parques y con la familia. Pero un niño que no ha ido a la escuela infantil no tiene problemas de socialización porque allí lo que hará será pelearse por un juguete, morderse, tirarse del pelo… no pueden hacer otra cosa. Además ¿es realmente socializadora la escuela? Otro día hablaré de ello…
Un niño que va a la escuela infantil no está más espabilado ni más estimulado que uno que no. Creo que se confunde estar espabilado con que un aula de 1-2 años con 20 niños que quieren lo mismo y falta de manos para atenderlos correctamente puede convertirse en la jungla y entonces prima la ley del más fuerte. Pero eso nada tiene que ver con estar espabilado. La estimulación es post para otro día también. De antemano digo: a los niños, a no ser que tengan problemas, no hay que estimularlos. Yo no hago nada para que mi hija aprenda, solo dejándoles material adecuado y libertad lo aprenderá todo sola.
Y si eres profe de infantil, también sabrás que es normal y saludable que el niño se sienta el centro de atención. No puede ser de otra forma, es madurativo. Hasta alrededor de los tres años no puede entender las necesidades del otro. Está en una etapa egocéntrica. Cree que el mundo gira en torno a él y necesita que así sea para desarrollarse, por eso es una locura que una persona esté sola para atender física y emocionalmente a veinte niños. No puede.
Y antes de acabar, repito que soy profe de infantil. Que me parece una profesión preciosa y necesaria. Que las maestras hacen una labor muy dura y muy poco reconocida. Que al final vivimos en un mundo en el que existen las escuelas, porque no todas las familias tienen las mismas necesidades ni las mismas opciones y me parece bien. Si les llevas como si no. Pero al menos, creo que ayuda mucho saber que no es una necesidad del niño, que no le hará más listo, ni más sociable ni más espabilado. Y teniendo esto claro, si decides escolarizar,  será más fácil encontrar una escuela que responda a sus necesidades de la mejor manera. Porque no, no todas las escuelas son iguales. Pero como os imagináis… eso también es otro tema y os lo cuento otro día.

¿POR QUÉ MI HIJA NO LLEVA PENDIENTES?

“No es mi responsabilidad ser bonita. No estoy viva para ese propósito” Warsan Shire
Hacemos muchas cosas a lo largo de nuestra vida que si reflexionáramos mucho sobre ellas, no haríamos. Bebemos leche que para ser extraída ha conllevado sufrimiento animal, compramos ropa la cual lleva detrás explotación de personas y también ponemos pendientes a las niñas. Se ha hecho siempre, no paramos mucho a pensar en ello para que no aparezca la “disonancia cognitiva”, término que me encanta y que tanto malestar nos provoca.
Pero a veces sí nos paramos, pensamos, lo vemos claro y ya no podemos hacer las cosas de otra forma. Y eso es lo que me pasó con el tema de los pendientes de mi hija.
Nos escandalizamos con las mutilaciones que se les hacen en algunos países a las niñas, pero los pendientes sin ser exactamente lo mismo, tienen una base común. Marcar a las niñas desde que nacen, perforándoles su cuerpo con la excusa de que quedan bonitos o de que así se sabe que son niñas (como si eso fuera importante para algo más que para que la gente por la calle no se confunda).
Esos agujeros que les duelen, que se les pueden infectar, que se les puede enganchar, en definitiva, que les hemos hecho en su cuerpo sin su consentimiento, nos parecen bien porque son en las orejas y porque lo hemos decidido nosotros. Si con diez años quieren agujerearse la lengua o el ombligo ya no nos parece tan buena idea, porque los agujeros solo cuando y donde manden los adultos.
He oído de todo. Que mejor ahora que no les duele, como si los bebés fueran insensibles al dolor. Que así no se acuerdan. Como si no acordarte te ahorrara el mal trago. Que ya se los querrá hacer ella de mayor y será peor. No entiendo que sea peor si es su decisión. Y me han preguntado ¿y si luego se los quiere hacer? Pues que se los haga obviamente, es su cuerpo y puede agujereárselo si quiere y donde quiera.
Además el tema de los pendientes en las niñas lleva implícito algo más profundo. Algo muy machista. Relacionado con el respeto al cuerpo. Queremos educar a las niñas en que su cuerpo es suyo, que nadie puede tocarlo sin su consentimiento pero les obligamos a dar y recibir besos que no quieren y les hacemos pendientes. Todo una gran contradicción.
Y no, no es una crítica a los papás que han decidido hacerlo. Entiendo que cada uno es libre para tomar las decisiones que quiere y que se hace en base a la información y circunstancias que se tiene. Solo es una invitación más a reflexionar sobre lo que hacemos por costumbre, porque todo el mundo lo hace y que quizá viéndolo desde otra perspectiva podría cambiar nuestra forma de hacer las cosas.
¿Y vosotros qué pensáis? ¿Si volvierais atrás se los haríais a vuestras hijas?

POR FAVOR, NO SENTÉIS A LOS BEBÉS

“El niño que llega a algo por su propio medio adquiere conocimientos de otra naturaleza del que recibe la solución totalmente elaborada.” Emmi Pikler

El otro día contaba mi experiencia en la escuela tradicional y como me llevó a acabar descubriendo las pedagogías alternativas, que cambiaron mi vida. Entre todo lo nuevo que fui descubriendo, hubo algo que me conquistó y que a día de hoy me parece importante y necesario para cualquier papá, pediatra o profesional de la educación infantil. Es Pikler o el movimiento libre.
Emmi Pikler fue una pediatra que trabajó durante muchos años en Budapest con niños sin hogar. En el orfanato pudo estudiar el movimiento de los bebés y su desarrollo en libertad, sin intervención adulta. Y de esos estudios nace lo que hoy llamamos movimiento libre, y que por desgracia tantos profesionales aún desconocen.
Pikler dice que la posición de la que parten los bebés es boca arriba. De ahí aprenderán a darse la vuelta, después reptarán, para más tarde gatear, sentarse, ponerse de pie y andar. Parece sencillo y obvio, pero la realidad es que hoy en día hay muchos niños, muchísimos diría yo, que no gatean, que no reptan y que se pierden una gran cantidad de aprendizajes en su desarrollo motor. Esto ocurre por varias razones.
Desde la desinformación que existe aún hoy, en muchas consultas pediátricas se insiste en poner a los bebés boca abajo cuando son muy pequeñitos, con intención de que fortalezcan el cuello, una postura que no les suele gustar nada, ya que no suelen estar preparados. También se mira como un logro cuando el bebé se sienta con apoyo, cosa que hace que muchísimos adultos sienten a los bebés cuando sus espaldas aún no están preparadas.
¿Y qué ocurre cuando les sentamos? Lo primero aclarar que no es bueno porque forzamos su columna que evidentemente no está preparada, cosa que vemos claramente porque se caen para los lados y hacia atrás. Lo segundo es que como no es una postura a la que han llegado por ellos mismos, lo que suele ocurrir cuando empiezan a gatear, no pueden salir de ella. Un niño que se ha aprendido a sentar, sabe volverse a tirar al suelo a gatear o reptar. Un niño al que se le sienta se queda bloqueado, no puede moverse, depende de nosotros para cambiar de postura por lo que se pierden un montón de movimientos, pasando muchas veces directamente a andar desde la postura sentado, hasta “culear”, moverse arrastrando el culo desde la posición sentado. En las escuelas y muchas familias que desconocen esto, sientan a los bebés alrededor de los seis meses y ahí se pasan jugando los niños mucho tiempo. Pikler en sus estudios demostró que el niño es movimiento y que cambia de postura muchísimas veces. Estar en la misma postura jugando para un bebé es completamente antinatural. Pero claro, no pueden hacer otra cosa, porque no pueden salir de esa posición.
Además pasa otra cosa, si sentamos a un niño a jugar sentado, obviamente rechazará que le tumbes. La visión en vertical les gusta más, entonces ya no quieren estar jugando boca arriba ni boca abajo, ni reptar, que es lo que les toca por su edad. Y esto puede hacer que se pierdan todo lo demás.
Lo mismo ocurre con ponerlos de pie. Si lo pongo de pie agarrado a un mueble antes de que él lo haya logrado, lo primero es que estoy forzando sus piernas que no están preparadas, y lo segundo es que se quedará ahí sin poder moverse hasta que alguien lo cambie de postura. En cambio si él logro arrodillarse y ponerse de pie, aprenderá también a bajar.
Igualmente ocurre con el andar. A los niños no hay que enseñarles a andar. Lo harán cuando estén preparados. Dar las manos a los bebés en alto para que den pasitos, además de que es fulminante para nuestras espaldas, no les enseña a andar bien, no es desde su iniciativa cuando están preparados, dependen de nosotros para desplazarse y además pasa igual que con lo de sentarlos, si lo hacemos pueden después rechazar gatear y solo querer que les lleves andando tú.
En el instituto Pikler, el cien por cien de los niños gateaban. En libertad, con posibilidad de movimiento y sin intervención adulta los niños gatean y hacen todas las posiciones por ellos mismos, antes o después. Así que por favor, ¡no sentéis a los bebés!