Nada es más despreciable que el respeto basado en el miedo.” Albert Camus

Se acerca Halloween y vulevo a hablar del miedo. Aquí os contaba cómo podemos enfocar esta fiesta desde el respeto y cómo acompañar esta emoción que tanto nos cuesta.

Pero hoy vengo a hablar de otra cosa. Del miedo utilizado como mecanismo educativo. Lo veo mucho, demasiado, me entristece y a la vez me asombra descubrir como estas dinámicas se repiten incluso cuando somos adultas.

Me refiero a como el autoritarismo, los castigos, el chantaje… consiguen que las niñas nos tengan miedo. Las niñas, incluso bebés pueden dejar de hacer cosas que para ellas son vitales por miedo a la reacción de sus padres. Y entonces decimos, los bebés entienden, pueden obedecer. Miedo.

Cuando las castigamos, si consguimos que dejen de hacer algo que no nos gusta, será otra vez por miedo al castigo, a que mis padres no me acepten, a que me rechacen. Miedo.

Y el chantaje emocional. Si hago algo que a ti no te gusta, te enfadas conmigo. Miedo.

Si cometo un error y me regañas. Miedo.

Y así nos convertimos en adultas que vivimos con miedo a decir lo que pensamos, a poner límites a nuestros padres o a otros adultos, a hacer cosas que nos apetecen. Miedo a ser rechazadas, a que no nos quieran, a fallar, a equivocarnos.

A veces veo niñas que piden a las adultas las cosas con miedo, que cometen un error o hacen algo que saben que no gustará y tienen miedo de contarlo por la reacción que habrá. Niñas que a las personas con quien más seguras deberían sentirse y con quien más confiaza tienen, les tienen miedo.

Por otro lado, utilizar cosas como: “que viene el coco”, “te va a llevar ese señor”, “te va a llevar la policía” son también frases muy utilizadas para que las niñas hagan lo que queremos utilizando el miedo. Esto genera mucha inseguridad en ellas, hace que crezcan sus miedos y desconfianza en nosotras y en el mundo.

Educar en el miedo genera adultas con falta de autoestima, que pierden su capacidad de ser auténticas, que se muestran inseguras, más fáciles de controlar por otras y con culpabilidad. Es urgente empezar a cambiar la forma en que nos relacionamos con las niñas. Sin miedo.

OS RECUERDO QUE ESTE SÁBADO ESTARÉ EN LA RIOJA, EN ALFARO, CON EL TALLER NORMAS, LÍMITES Y LIBERTAD. EDUCANDO SIN PREMIOS, CASTIGOS NI CONSECUENCIAS. EL 23 DE NOVIEMBRE EN MADRID Y EL 30 EN BARCELONA.

TAMBIÉN ESTÁN LISTOS LOS CURSOS ONLINE. PODÉIS ESCRIBIRME UN PRIVADO PARA MÁS INFO.

Y si no queréis perderos ningún post, podéis suscribiros al blog para que os lleguen al correo. Podeís hacerlo aquí abajo.